Noticias y novedades de CPA

C.P.A. Psicólogos es un centro de Psicología Aplicada formado por un equipo de profesionales con experiencia contrastada, cuyo trabajo se basa en el modelo cognitivo-conductual que considera que lo que las personas piensan y perciben sobre sí mismos y su contexto es relevante e importante y tiene un efecto directo en cómo se sienten y actúan.

Además, realizamos informes psicológicos y periciales según las necesidades que se presenten en cada caso estudiado.

Conozca más sobre nuestro trabajo a través de los artículos que le presentamos a continuación.

ME GUSTA ESCRIBIR

Publicado: Lunes, 10 Abril 2017

Hemos decidido abrir el blog a aquellas personas que pasan por nuestra consulta y deseen escribir su historia. Os presentamos la primera...

Ana, tiene 52 años, llegó a consulta con un diagnóstico psiquiátrico... Vamos a conocer su historia.

  Mi nombre es Ana: Recibo asistencia psicológica, después de una fuerte depresión que sufrí  durante más de dos años, dejándome inseguridad e incapacidad entre otras secuelas, al mismo tiempo que se llevaba mi autoestima “. A pesar de que siempre tuve  poca”.        

    Esta enfermedad,  dio lugar a que en mi cabeza se destapara  la caja de  Pandora. (Es así como llamo a esa puerta en mi subconsciente que permanecía cerrada desde la infancia, dando paso a recuerdos de mi niñez y adolescencia robadas por aquella persona que debería haberme amado y protegido, como una madre debe amar a su hija. Ella carecía de ese instinto maternal que se supone a una mujer por dar a luz una nueva vida después de llevarla en su vientre durante nueve meses. (Nací la tercera de cinco hijos, entre cuatro varones).

 

Esos recuerdos  ahora tan latentes, me producían mucho dolor y rabia, más aún que en aquellos años, en los que mi niñez y adolescencia pasaban ausentes de cariño, con un marcado servilismo inculcado hacia mis hermanos mayores.

Necesité ayuda para poder canalizar esos sentimientos de rabia y reacciones hacia mí misma, sintiéndome despreciable y convencida de merecer ese “mal trato”. Lo escribo entre comillas porque aún me cuesta aceptar que es así como se llama al trato que ella me dio e inculcó a mis hermanos mayores.

 

Escribiendo pude expresar mi dolor y recriminación por su conducta. Así lo expreso en esta carta dirigida a ella (de esto hace más de un año).No se  la envié, ya que al escribirla y leerla un par de veces, pude comprobar que esa rabia que sentía había desaparecido.

CARTA A ESA MUJER QUE NO QUISO SER MI MADRE

Escribo esta carta con la esperanza de poder sacar tanto dolor que dejaste dentro.

Desde que nací ,por el hecho de nacer hembra me rechazaste, solo querías varones; Con los años me veías más como una rival que como una hija, nunca me quisiste ni me protegiste.

El recuerdo más claro que tengo de mi infancia es tu desprecio, haciéndome creer que no servía para nada.

Crecí en un hogar donde solo había desconfianza  e inseguridad.

Yo quería a mis hermanos y a mi padre, incluso a ti, pues eras lo que había conocido como madre. Inculcaste a mis hermanos el desprecio hacia mí, tanto era así  que cuando a ellos les pegabas con tanta rabia como tenías dentro, yo cerraba los ojos, me tapaba los oídos y lloraba por ellos, pero cuando me pegabas a mí, ellos se reían.

Desde muy pequeña me diste la responsabilidad de hacer las tareas de la casa, sin enseñarme como, aprendí con insultos y golpes. Me hiciste esclava de mis hermanos, ellos no tenían obligaciones, todo lo tenía que hacer yo, lavar, planchar  etc…  oyendo continuamente lo inútil que era.

Mi vida se parecía al cuento de Cenicienta,  pero con una diferencia,  ella tuvo una madre durante un tiempo y yo nunca la tuve.

Ahora que yo soy madre se me hace más difícil entender cómo se puede tratar así a tu hija. ¿Qué te había hecho yo? ¿Tan solo por nacer ya me odiabas?

¿Por qué, no me protegiste? Me duele tanto recordar aquél día. Al llegar a casa, viste que el panadero que traía el pan a casa todos los días, salía de mi habitación precipitadamente, dejándome a mi dentro, asustada, no pude ni llorar por lo que había intentado hacerme ese individuo. Pero fue menor de lo que sentí, cuando tú me agarraste del pelo preguntándome, qué hacía con él en la habitación, llamándome algo que aún no tenía edad para entender que significaba. El siguió viniendo a casa, pero yo me escondía cuando llamaban al timbre y mis hermanos abrían la puerta.

Ahora después de tantos años, tengo pesadillas por todo lo vivido en mi infancia, esa infancia y adolescencia robadas por ti.

Después de tantos años a pesar de la aversión   que siento por ti, hay algo que debes saber, mi condición de esclava a la que tú me llevaste me ha servido para ser una mujer trabajadora. Ver y sentir tu maldad, me ha hecho ser buena persona e intentar no hacer daño a los demás, y mi ausencia de madre me ha servido para ser una buena madre, solo con no hacer lo que tú hacías, y darles a mis hijos el cariño, seguridad y confianza  que tú me negaste.

Supongo que si  llegas a leer esta carta, no te causara  ningún efecto,  porque no tienes ni conciencia ni corazón.

 

Un saludo

 

Soy consciente de que esta carta puede herir la sensibilidad de aquellas personas que sienten devoción por sus padres hermanos hijos etc.… que han crecido rodeados de ese amor fraternal tan necesario para forjar los cimientos de su vida.

 Les pido disculpas por ello.

 

 

Muchas veces la realidad  llega a superar la ficción, así es la historia de mi vida, la cual he decidido escribir, Como ya he dicho anteriormente " escribir me ayuda”  confío en ello para  poder  liberarme del dolor causado por esos recuerdos, ocultos en mi cabeza durante tantos años y que ahora se agolpan por salir.