Tratamiento de la depresión

Si padeces un trastorno depresivo, ponte en manos de un especialista

La depresión constituye la quinta causa de discapacidad en todo el mundo y uno de los problemas de salud más incapacitantes y de mayor sufrimiento para quien lo padece. Aunque la depresión puede aparecer ante situaciones de estrés, se trata de un trastorno con distintos factores, no solo el ambiental, y puede verse afectado por características biológicas o genéticas. Al contrario que otras afecciones psicológicas, la depresión tiene un impacto físico en nuestro cerebro, alterando su química.

La depresión se caracteriza por una gran tristeza o desinterés por casi todo lo que rodea al individuo. Va acompañada de un descenso de la actividad física y psicofisiológica de la persona, lo que se refleja en una falta de motivación, apetito y líbido, pérdida de ganas de vivir y, en ocasiones, pensamiento de suicidio.

¿Cómo identificar una depresión?

La depresión se caracteriza por una gran tristeza o desinterés por casi todo lo que rodea al individuo. Va acompañada de un descenso de la actividad física y psicofisiológica de la persona, lo que se refleja en una falta de motivación, apetito y líbido, pérdida de ganas de vivir y, en ocasiones, pensamiento de suicidio.

Es normal tener épocas en las que uno se siente triste y desganado, pero eso no implica necesariamente que sufras una depresión. El problema empieza cuando se trata de una perturbación muy intensa y persistente en el tiempo, que te impide llevar una vida normal, provocando desajustes en tus hábitos diarios y relaciones humanas.

Síntomas del trastorno depresivo

  • Estado de ánimo deprimido casi todo el día.
  • Disminución acusada del interés o placer en casi todas las actividades.
  • Pérdida o aumento de peso corporal como resultado de la pérdida o aumento del apetito. Este está ligado a la sensación de ansiedad que puede experimentarse durante la depresión.
  • Alteraciones del sueño: el 80% de las personas que padecen depresión ven afectada la cantidad y calidad de su sueño, sufriendo en muchos casos insomnio. Otros pueden llegar a sufrir hipersomnia, es decir, el exceso de sueño.
  • Agitación o enlentecimiento psicomotor: el retraso de las reacciones físicas y emocionales (como la apatía) son comunes en las personas con depresión severa.
  • Fatiga o pérdida de energía: la exhaustión puede ir acompañada por dolores de cabeza, tensión en las cervicales, mareos, presión en el pecho y palpitaciones.
  • Sentimiento de culpa o inutilidad: son incoherentes y, en muchos casos, incapacitantes.
  • Disminución de la capacidad para concentrarse o tomar decisiones: la bradipsiquia, o dificultad para pensar, se puede presentar en las depresiones.
  • Pensamientos de muerte o suicidio: estos son recurrentes y pueden suponer tanto temor a morir como ideas suicidas.

En ocasiones, se puede presentar parte de la sintomatología sin que nuestra situación llegue a constituir una depresión. Aun así, la persona, por no tener los recursos necesarios para poder solventar la situación, no puede sentirse mejor. La ayuda de un especialista te ayudará a solucionarlo.

En otras, un episodio como la pérdida de un familiar muy apegado a nosotros o un cambio en nuestras vidas puede trastocar nuestro estado y generar síntomas de tipo depresivo o ansioso. Normalmente, estos acontecimientos suceden en los meses previos a mostrar los síntomas.

 Como ya indicamos, otras veces la depresión aparece sin una causa aparente: aunque no hayas experimentado un cambio radical en tu vida, una combinación de circunstancias puede hacer que te sientas deprimido. Los cambios hormonales, en nuestros neurotrasmisores o una reducción de nuestra energía por alguna enfermedad son también causas de la depresión. Sea cual sea su causa, un especialista te dará las herramientas necesarias para acabar con esta enfermedad.

Tratamiento de la depresión en Valladolid, Ávila y Salamanca

Si crees que estás teniendo problemas depresivos o de un bajo estado de ánimo generalizado, debes ponerte en manos de un especialista para realizar un diagnostico inicial y recibir el tratamiento psicológico que necesites. Si nuestros psicólogos lo consideran necesario, te derivarán a nuestra psiquiatra.